Cómo usar redes sociales para Casas Rurales
¿Redes Sociales para casas rurales? Descubre más sobre esto

Aprende más sobre el uso de las redes sociales para esto 

Esto abre la puerta a que propuestas turísticas no convencionales se conviertan en atractivos destinos para la población número 1 de las redes sociales. Esto ya de por sí es una razón de mucho peso para que las casas rurales se incorporen al mundo de Instagram, Facebook y Twitter. Pero además, el hecho es que la familia (otro target por antonomasia de las casa rurales) tiene un nicho predilecto en Facebook por ejemplo. Los nuevos álbumes de fotos familiares ya no están en libros polvorientos sino en las galerías de la red social de Zuckemberg y ahora hasta los Baby Boomers han asumido las redes sociales como un espacio para expresarse y divertirse. 

La confluencia de 4 generaciones distintas en los ambientes digitales es algo que no debe pasarse desapercibido, puesto que básicamente en las redes sociales está presente el grueso de la población que devenga la mayor parte de los ingresos económicos actualmente.

¿Valor diferencial?

Otro punto importante, que viene a ser una oportunidad para las casa rurales, es el valor que ha adquirido el turismo alternativo. No sólo el eco-turismo y el mochilerismo han surgido con fuerza como movimientos de consumo de peso en esta última década sino que también ha aparecido el turismo de retiro, ese turismo que busca la calma y la armonía antes que la aventura y uno para el cual las casas de retiro pueden jugar un rol fundamental. Es más, ya lo están haciendo. 

En países como España, Francia, Argentina, entre otros; han ido surgiendo casas rurales que ofrecen experiencias únicas para los turistas. Desde haciendas transformadas y adecuadas para ser una casa turística colonial hasta villas rodeadas de jardines y parajes magníficos, la realidad es que surgen más y más opciones. La pregunta es sencilla: ¿Por qué no visibilizar esas opciones? Aún si el propio concepto de las casas rurales significa en gran medida distanciarse de lo tecnológico, no significa que no puedan valerse de esas herramientas para dar a conocer el concepto de fondo que tiene para ofrecer.  

Ok. ¿Cómo usar las redes para una casa rural?

Una vez que una casa rural decide dar el paso y se crea sus perfiles en las redes sociales, lo primero es entender que su público no necesariamente es rural. La mayor parte puede ser citadinos que buscan escapadas, por ejemplo. Esto ya de entrada facilita la creación de un mensaje que está construido sobre el principio de vender la casa rural como un retiro, un destino apartado del bullicio y el estrés. 

Lo que sigue es cubrir lo básico: seleccionar hashtags, preparar una buena parrilla de contenidos y dado que lo que llama de una casa rural es precisamente lo rural, serán necesarias fotos del sitio. La realidad es que es justamente eso lo que más vende en el mundo del hospedaje y el turismo, más aún cuando todo tu valor diferencial se basa en que el sitio al que llegarán tus clientes debe ser necesariamente diferente y único. 

Historias, muchas historias

Sólo un tipo de contenido será más poderoso para una casa rural que sus fotos y videos: las historias de sus huéspedes. Y es que las experiencias de las que antes hablábamos acaban encapsuladas en las historias que los huéspedes se llevan del sitio y cuentan a sus colegas y amigos. Pero si la casa rural es capaz de grabar un video con esa historia o de preparar una galería en Instagram hablando de ella, entonces se suben las apuestas. 

Las historias son un formato poderosísimo de contenido, en tanto que ataca a la forma más primitiva que tiene el ser humano de verse a sí mismo: cuentos, leyendas, mitos… en la práctica todas esas son historias. El ser humano tiene la necesidad casi-originaria de contarse y narrarse a sí mismo. Por eso hablar de las vivencias de una familia en tu casa rural o de una joven pareja, son los elementos más efectivos con los que contarás en tus redes sociales. 

Hacer uso de estos recursos y entender estas ideas harán fácilmente la diferencia para una casa rural y la pueden posicionar como una opción de turismo alternativo que en verdad mueva interés y valga la pena visitar. 

¡Crea tu cuenta de prueba ahora!

Consigue un periodo de prueba, luego desde 14,00 € al mes (ver precios en otras monedas) sin pago previo y cancelando cuando lo desees.